Al perderlo todo hay una nueva oportunidad de empezar

Lo único positivo de perder algo es que puedes empezar de nuevo sin cometer los mismos errores.

El año 2016 tuve un par de lecciones en los siguientes ámbitos:

  • Poner límites
  • Ser más cuidadoso
  • Aprender a decir que no
  • Enfocarme

Por ejemplo con el “ser más cuidadoso” fue hace tan sólo un par de días, salí de viaje junto a mi familia por el descanso de diciembre y estando en un hotel donde supuestamente se contaba con suficiente seguridad, fuimos víctimas de la delincuencia (nos robaron hasta los zapatos…). Por supuesto que esto no afecto el resto del viaje, al final son sólo cosas materiales, lo cierto es que para mi fue una lección en ser más cuidadoso. Resulta que el hotel tenía caja de seguridad y no la utilizamos. Error de principiante? puede ser, sin embargo estoy seguro que nunca más nos sucederá, aprendimos la lección.

Año nuevo funciona sólo si cambiamos por dentro.

2017 es una carrera de fondo ¿nos vemos en la meta?

 

Quizá te pueda interesar >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *