¿El mejor del mundo?

Cualquier persona que quiera contratarte, comprar tus servicios, recomendarte, votar por ti o hacer lo que tu quieras que haga, va a preguntarse si tu eres la mejor opción del mundo: mejor, para ella, en este momento, con base en lo que cree y en lo que sabe, y del mundo, su propio mundo, el mundo al cual esa persona tiene acceso.

De modo que si estoy buscando un editor de textos a destajo, quiero el mejor en mi idioma, que esté disponible y que pueda trabajar conmigo al precio que yo puedo pagar. Eso es mi mejor del mundo.  Si quiero un médico para tratar mi hernia, quiero al mejor del mundo porque me lo han recomendado mis amigos o colegas y porque se ajusta a mi idea sobre qué es un excelente médico. Eso, y también que viva en mi ciudad y disponga de tiempo para atenderme. Por consiguiente, mundo es un término bastante flexible.

El mercado masivo está agonizando. Ya no hay una mejor canción ni un mejor tipo de café. En la actualidad hay un millón de micromercados, pero cada uno de ellos sigue teniendo un mejor. Si tu micromercado es el de “mercados de seguros de automóvil en Cancún, México” pues ése es tu mundo. Ser el mejor en ese mundo es estar en donde se debe estar.

Seguir leyendo

El secreto de la Piedra de Toque

Cuando la gran biblioteca de Alejandría se quemó, dice la leyenda, que un libro se salvó. Pero no era un libro valioso; así que un hombre pobre que podía leer un poco, lo compró por unos cuantos centavos.

El libro no era muy interesante, pero entre sus páginas había algo de veras interesante. ¡Era una delgada lámina de pergamino sobre el cual estaba escrito el secreto de la “piedra de toque”!

Seguir leyendo

El accionista que no era generoso

Me encanta tener dinero, pensó el accionista mientras atravesaba la puerta principal y salía de la casa imponente que tenía en Long Island. Era una fresca mañana de octubre. ¡Y lo que más me gusta es que lo he conseguido todo por mis propios medios!

Al joven apuesto y de constitución atlética le complació ver que su limusina estaba estacionada tan cerca de la entrada del edificio como era posible. Se levantó el cuello del saco y pasó raudo por delante del Conductor, que le sostenía abierta la puerta del auto.

– Tome los tres bolsos que dejé detrás de la puerta, por favor – le solicitó el Accionista, sin dudar por un instante que él obedecería sin pestañear. Últimamente no acostumbraba a cargar nada: solo la valija con la computadora portátil, pero prácticamente nada más. Se deslizó en el asiento trasero y el Conductor cerró la puerta, con cuidado pero con firmeza. Unos segundos más tarde, el Conductor colocaba los bolsos en el baúl y se sentaba detrás del volante.

– ¿Podría subir un poco la temperatura?

– Sí, señor – accedió el Conductor.

Seguir leyendo

¿Qué es el abismo?

  • Es la quinta entrevista de trabajo en la cual ni siquiera te llaman por teléfono para informarte el resultado.
  • Es la banda musical de garage que toca en un club vacío en la mitad de la nada.
  • Es la séptima vez que te caes aparatosamente mientras intentas aprender snowboarding.
  • Es la mitad de la maratón, cuando la emoción del disparo de arranque es apenas un recuerdo vago y la felicidad de la meta no es más que un sueño distante.
  • Es cualquier época difícil que tienes que superar antes de alcanzar la gran meta… si, de hecho, estás buscando la meta correcta.

¿Qué más?

Ah, sí, también es la clave de tu carrera profesional, el futuro de tu empresa y quizá de tu propia felicidad.

Seguir leyendo