Si Google no te encuentra estas muerto!

Si no estas en Google, el mismo se encarga de matarte!!
Si no estas en Google, el mismo se encarga de matarte!!

Ya no se trata solo entonces de tener un sitio web, se trata de que la gente lo encuentre. Tú puedes ofrecer el mejor servicio de corte de cabello pero si nadie encuentra la ubicación de tu negocio ¿lograrías algo? Es lo mismo en Internet.

Hace 15 años cuando Internet estaba iniciando, no existían los motores de búsqueda, las personas se conformaban con crear directorios para organizar la web, de ahí fue donde nació el directorio Dmoz y el Yahoo Directory. Sin embargo a partir de 1998 se marca una nueva era en el Internet: el año de nacimiento de Google.

Cuando apareció este buscador rápidamente se estableció como el líder de todos los motores de búsqueda que han existido, obviamente todos sabemos a qué se debe, su calidad y rapidez han hecho que venga a satisfacer de mejor manera las necesidades de los internautas (aunque en algunos países Google no es el líder, pero esa es otra historia). Google sabía que al brindar un servicio de excelencia no solo se convertiría en el número uno sino que beneficiaría a toda la red mejorando el tráfico y las visitas a un sitio web.

Todavía por los años 2003, era fácil salir en las primeras posiciones de Google en las SERPS (páginas de resultados de los motores de búsqueda) sin embargo a raíz del boom de los blogs y de la web 2.0, cada vez se empezó a generar más contenido y Google tuvo que modificar su algoritmo para ofrecer solo “contenido de calidad“.

El problema es que muchos webmasters en la actualidad siguen creyendo que la web era como antes y que Google por ser tan bondadoso agregará sus sitios de forma automática y les brindará todo el tráfico que esperan: Totalmente Falso!

Ahora nosotros somos los que debemos luchar por aparecer en los primeros resultados a la vez que no podemos dejar pasar otras variables como el diseño, velocidad, movilidad, etc.

Si alguien pregunta porque tanto empeño en hablar de Google es porque en la mayoría de sitios web, los motores de búsqueda generan más del 50% de las visitas totales, y estoy seguro que nadie quiere perder ese 50%…

También quiero añadir que aparecer en la primera hoja de resultados no es magia, tampoco vudu, es constancia y trabajo, mucho trabajo. Al arte (¿arte?) de posicionar un sitio web en los primeros resultados y mejorar su ranking en los motores de búsqueda se le llama SEO (search engine optimization). Por supuesto, en estos tiempos de crisis el SEO es algo que se ha vuelto muy popular pero que pocos saben realmente como funciona.

Existe tanto de que hablar de SEO que ya se han escrito varios libros, esta es una pequeña introducción para ir entrando en materia y poco a poco ir profundizando.

¿Tú crees que vale la pena hacer el esfuerzo por aparecer en los motores de búsqueda? Cuéntame tus experiencias e ideas!

Quizá te pueda interesar >>